Felicidad es cuando miras tranquilamente entorno, mientras caminas entre montañas y arroyos que armonizan con tu espíritu.
Felicidad de la pobreza noble. - Koji Nakano -

lunes, 2 de mayo de 2016

Vía Verde de la Plata: Pedaleando, pajareando.

   Hace algunos meses publicaba una entrada haciendo referencia a la Vía Verde de la Plata, 20 km de Vía, desde Carbajosa de la Sagrada hasta Alba de Tormes. Parece que quieren enlazarla en un futuro con el tramo de Béjar que está en proyecto. Todo ello en la provincia de Salamanca, para los que accedéis al blog desde otras zonas. 


Tramo Carbajosa - Arapiles. Campos de colza.

   Efectivamente, ha dejado de ser un camino tranquilo y solitario, pero por ahora tampoco hay mucha masificación, quizá el tramo Carbajosa - Arapiles sea el más transitado tanto por ciclistas como por paseantes, pero a partir de ahí, vuelve a ser un camino tranquilo, con algún mirador y área de descanso para parar y contemplar. 

Escribano triguero (Emberiza calandra), 
al que parece no importarle el ajetreo de gente.

   Destaca el cambio de hábitat. Por un lado tenemos el terreno agrícola, con contrastes de color en primavera protagonizados por el verde del cereal y el amarillo de las oleaginosas como la colza. Por otro, al llegar a Arapiles, la dehesa charra, un mar de encinas con sus charcas, sus moruchas y sus cerdos ibéricos, por donde se deja ver de vez en cuando la Cigüeña negra. Este tramo es de gran belleza, y parece que los geólogos también tienen su espacio aquí. 


Panel informativo de Calvarrasa de Arriba,
aparecen las primeras encinas. 


Dehesa charra

Charca

   Al finalizar la zona de encinas, se abre el terreno para contemplar la Villa de Alba de Tormes con su castillo, y al fondo, con sus cumbres nevadas, la Sierra de Gredos. Preciosa estampa. 

Alba de Tormes al fondo con su Castillo de los Duques de Alba
y estribaciones de Gredos

   Tengo que reconocer, que a pesar de mis reticencias a quitar la vía, el paseo es muy agradable y bonito. 

   Para los pajareros, podemos observar entre 80 - 90 especies distintas a lo largo del año, terminando en el Río Tormes a su paso por Alba, donde se pueden avistar varias especies de anátidas, ardeidas como la Garceta grande, nada fácil de ver. 

   Es de agradecer que los municipios de Terradillos y Arapiles hayan dejado los antiguos postes de la luz con sus cables, cosa que Carbajosa no hizo, ya que son un buen posadero para las aves, sobre todo para estas pequeñas "rapaces". 

Alcaudón común (Lanius senator)

   Y en el camino no falla la compañía de algunos aláudidos, en este caso la Cogujada común.


Cogujada común (Galerida cristata)

   Para los amantes de la historia y más concretamente de la Guerra de la Independencia, en Arapiles nos encontramos el Museo de la Batalla de los Arapiles, librada en los alrededores de las colinas conocidas como Arapil chico y Arapil grande en 1812. En este caso es necesario salirse de la Vía para poder acceder a las zonas con los paneles explicativos de la contienda. El duque de Wellington, junto con Portugueses y Españoles, vencieron a los Franceses de Napoleón. (Curioso, de las bajas sufridas, solo murieron 6 españoles... Wikipedia)


Arapil grande izq.  - Arapil pequeño dch.


   Para terminar, decir que la estrella invitada del paseo ha sido el Milano negro, quizá haya podido observar unos 8 - 10 ejemplares. Y como sonido de fondo, Codorniz, Abejaruco, Cuco, Abubilla y por supuesto, Escribano triguero. 

¿Hace un paseo?