Felicidad es cuando miras tranquilamente entorno, mientras caminas entre montañas y arroyos que armonizan con tu espíritu.
Felicidad de la pobreza noble. - Koji Nakano -

viernes, 1 de abril de 2011

Arribes del Huebra, Saldeana

Esta entrada la tenía prometida a mi Maestro Pajarero, y ahora con más motivo, pues ha nacido su nuevo Pajarín. Y es que este lugar se está convirtiendo en un lugar de obligada visita cada año.

Saldeana es un pueblo situado en el Parque Natural Arribes del Duero, zona declarada de especial interés para las aves. Desde el pueblo sale una ruta circular que pasa por el Castro, y desde aquí, continua al acantilado del Río Huebra que torciendo por el Arroyo Grande, nos lleva a Los Molinos, restaurados y convertidos en cómodos y rústicos merenderos que tan buena función realizan sobre todo los días de lluvia.

Este recorrido se puede hacer en una hora y tiene poca o ninguna dificultad, pero si quereis disfrutarlo, os animo a pasar el dia entero y si os gusta el avistamiento de aves, se os hará corto. Siempre estarás añorando al Aguila Real. Si la has visto, para verla otra vez, y si no, alargarás lo que puedas para ver si aparece, y a veces, hasta lo hace, justo cuando estabas a punto de decir adiós al lugar. Menuda despedida. (jeje)

Río Huebra

En sus paredes anida una buena colonia de Buitre Leonado.



Apartamentos de cria

La mejor época para ir es la primavera (a mi parecer), ya que, aparte de estar todo verde, corre agua por el arroyo y el sonido de la naturaleza está en su máximo esplendor. La variedad de Aves es increíble. En un solo dia puedes ver: Alcaudón común, Cuco, Cigüeña Negra, Aguila Culebrera, Aguila Real, Alimoche, Aguila Calzada, Buitre Negro, Golondrina Dáurica, Vencejo Real, Roquero Solitario, Currucas, Escribano Montesino, Oropéndola (a veces hay que tener paciencia), Buitre Leonado, que es lo que más abunda... Por supuesto, algún zorrillo también nos hemos encontrado, reptiles, anfibios..., vale, y alguna que otra vaca. No está mal para un solo dia ¿verdad?. Seguro que se me queda alguno en el tintero.

Molino, arroyo y Gamones




Roquedo

La última vez estuve en Otoño con una amiga, y por un momento se nos vino a la cabeza la duda: ¿Se conoce el ataque de un buitre a un humano?. No era para menos, el buitre de la foto (pésima), que se ve como está girando, al terminar su giro, mirando hacia nosotras, empezó a chillar como un descosido, estiró las patas, y..., alguien dijo: "Yo me voy de aquí". Por supuesto su objetivo era otro, porque se lanzó hacia el Río, pero en ese momento, empezaron a llegar buitres por todos los flancos. Pasan tan cerca, que se oye como cortan el viento, ...uff! los pelos de punta. La emoción es tanta que está entre el miedo, y unas ganas enormes de quedarte.
Decidimos simplemente, buscar una panorámica que nos permitiera verlos venir de frente.


Buitre cabreado.

Esta entrada daría para mucho más, pero le cedo el testigo al Maestro Pajarero que debe una entrada de Saldeana en su futuro blog, con unas fotos de las rapaces en vuelo que ya quisiera yo.


Rana en una de las charcas

Es un lugar muy solitario, no sueles encontrar gente, conexión total con la Naturaleza.

Hasta la próxima.





No hay comentarios:

Publicar un comentario